Clavaria (Ramaria) testaceo-flava

DÓNDE Y CUÍNDO SE PUEDE ENCONTRAR Es una especie que crece en los bosques de abetos rojos, en las zonas herboso-musgosas del sotobosque. Se puede encontrar desde el verano hasta el otoño en forma gregaria, en grupos de muchos individuos. CARACTERÍSTICAS COMESTIBLES Esta Clavaria, como tantas otras, no tiene fama de ser comestible. Nosotros, por prudencia, la debemos considerar como no comestible, aunque esto no esté totalmente comprobado por aquellos que se han especializado en esta especie. DIMENSIONES Los simples carpóforos que pueden tener una base muy gruesa, nunca adquieren medidas que superen los 6-7 cm en altura, siendo su ancho siempre inferior.

Nombres vulgares: En vascuence, genérico, Atzapar.

GUÍA PARA SU DETERMINACIÓN No se trata de una Clavaria de grandes dimensiones sino bastante compacta, con ramas no muy bifurcadas, algo gruesas y terminando en ápices múltiples y truncados. La característica más marcada es el teñirse de violeta oscuro o rojo-vino cuando se corta. El carpóforo, que puede estar acompañado por otros individuos muy cercanos, se presenta de color rojo-vino o rojo-ladrillo hasta las proximidades del extremo superior donde se vuelve amarillo-oro intenso. En los ejemplares adultos tal color se desvanece y se pueden encontrar individuos casi uniformemente teñidos de ocre. La carne es blancuzca y si se corta o frota adquiere, pasado cierto tiempo y de forma muy lenta, una coloración rojo-vino, violeta que llega a cubrir toda la superficie. No tiene olores ni sabores de particular interés.

DETALLES DEL CARPÓFORO Se nota muy bien la coloración externa de las ramas y, en la parte cortada, la tendencia de la carne a adquirir tonalidades violetas que finalmente filtren toda la superficie.

Valor gastronomico

NO COMESTIBLE Atención: carne que al corte se ensucia de violeta.

Dibujo
EN EL DIBUJO: El esfumado indica la zona donde la seta se teñirá después de un lentísimo viraje. DÓNDE Y CUÍNDO SE PUEDE ENCONTRAR Es una especie que crece en los bosques de abetos rojos, en las zonas herboso-musgosas del sotobosque Se puede encontrar desde el verano hasta el otoño en forma gregaria, en grupos de muchos individuos CARACTERÍSTICAS COMESTIBLES Esta Clavaria, como tantas otras, no tiene fama de ser comestible Nosotros, por prudencia, la debemos considerar como no comestible, aunque esto no esté totalmente comprobado por aquellos que se han especializado en esta especie DIMENSIONES Los simples carpóforos que pueden tener una base muy gruesa, nunca adquieren medidas que superen los 6-7 cm en altura, siendo su ancho siempre inferior

Nombres vulgares: En vascuence, genérico, Atzapar

GUÍA PARA SU DETERMINACIÓN No se trata de una Clavaria de grandes dimensiones sino bastante compacta, con ramas no muy bifurcadas, algo gruesas y terminando en ápices múltiples y truncados La característica más marcada es el teñirse de violeta oscuro o rojo-vino cuando se corta El carpóforo, que puede estar acompañado por otros individuos muy cercanos, se presenta de color rojo-vino o rojo-ladrillo hasta las proximidades del extremo superior donde se vuelve amarillo-oro intenso En los ejemplares adultos tal color se desvanece y se pueden encontrar individuos casi uniformemente teñidos de ocre La carne es blancuzca y si se corta o frota adquiere, pasado cierto tiempo y de forma muy lenta, una coloración rojo-vino, violeta que llega a cubrir toda la superficie No tiene olores ni sabores de particular interés

DETALLES DEL CARPÓFORO Se nota muy bien la coloración externa de las ramas y, en la parte cortada, la tendencia de la carne a adquirir tonalidades violetas que finalmente filtren toda la superficie

Valor gastronomico

NO COMESTIBLE Atención: carne que al corte se ensucia de violeta

Dibujo
EN EL DIBUJO: El esfumado indica la zona donde la seta se teñirá después de un lentísimo viraje

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos