Perros de Defensa

El perro, defensor del hombre

Una de las aptitudes más nobles de numerosas razas caninas es la defensa de los bienes y personas, incluidos en su 'círculo familiar'.

PERROS DE DEFENSA

La mano del hombre, a través de la selección cuidadosa, ha obtenido y fijado razas nuevas exclusivamente conformadas para este trabajo.

Casi todos los perros descendientes del lobo poseen un instinto jerarquizado muy rígido, de forma que aceptan sin ningún problema el liderazgo del jefe de la manada y aún más si ese jefe es a su entender un ser 'superior', como demuestra serlo su amo, el hombre.

Cuando la compenetración y convivencia de un perro con sangre lobuna y su propietario se efectúa de forma 1ógica, el animal llega a la adoración por su dueño y en su defensa es capaz de traspasar la línea genérica del 'miedo al hombre', atacando a otra persona que intentase perjudicar a su señor.

No obstante, en la mayoría de las ocasiones habrá de potenciarse mediante un entrenamiento especial, que permita romper ese miedo instintivo a la especie humana, que todos los animales parecen experimentar.

Razas de defensa

Aunque las clasificaciones cinológicas no presentan, a veces, una correspondencia exacta entre las categorlas y sus aptitudes en el trabajo, podemos considerar en general bastante aproximada la función de cada raza correspondiente a los diferentes grupos. Aunque cualquier animal puede, en un momento determinado, mostrarse abnegado hasta límites increibles en la protección de su amo, existen unas razas con especial predisposición en esta bonita actividad, que, día a día, se rinde más útil en las sociedades modernas.

Pastor alemán, dobermann, boxer, pastor belga, airedale terrier, schnauzer gigante, rotweiler, bull-mastiff y beauceron son, a nuestro juicio, razas idóneas de defensa personal. Que duda cabe que el dogo de burdeos, el mastín español, el dogo alemán y muchas otras razas son magníficos animales, que dejarán su último aliento por defender a sus propietarios, pero su gran talla, sus exigencias de espacio o naturaleza les hacen menos frecuentes que las anteriormente apuntadas.

El perro de defensa personal deberá ser fuerte, ágil, ligero, no muy grande, pero con un peso casi siempre superior a los 25 kg, con fuertes mandíbulas, excepcional dentadura y temperamento voluntarioso, decidido e inteligente.

Es absolutamente inútil intentar convertir un pointer o un spaniel en perro de defensa, pues sus reacciones innatas se dirigen hacia otras actividades tan nobles o más que las apuntadas pero completamente diferentes.

Dentro del grupo de las razas de pastor, guardería y defensa e incluso entre los terriers y los llamados perros de compañía, se encuentran excepcionales canes aptos para la defensa personal y guarda de bienes o haciendas, pero nuestros preferidos en general, por su versatilidad, carácter, inteligencia y manejabilidad, asl como por su lámina son: dobermann, pastor alemán, boxer y airedale terrier.

De todas formas las aptitudes innatas de estos perros para la guardería y defensa deberán ser potenciadas y pulidas por una enseñanza esmerada o adiestramiento, que siempre deberá ser impartido por profesionales expertos.

Un mal adiestrador o un aficionado puede amedrentar a un animal normal o hacer una fiera de un perro bondadoso por su
desconocimiento de la materia, a pesar de su buena voluntad.


Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos