Plantas de Acuario: Musgo de Java

Vesicularia dubyana

Descripción y origen:
El musgo de Java es una planta tapizante de acuario de porte denso que crece en filamentos o tallos filiformes muy alargados cubiertos de pequeñísimas hojas opuestas, puntiagudas, imbricadas como escamas y que se entrelazan con otros tallos creando auténticas masas, esponjosas y densas.

PLANTAS DE ACUARIO: MUSGO DE JAVA

Originaria del Sudeste asiático, crece en los cursos de agua lentos tropicales de Java, Sumatra, Borneo y archipiélagos colindantes en zonas umbrosas y a profundidades variables sobre las orillas de lagos y riachuelos.


Supervivencia: En acuarios óptimamente acondicionados se asienta bien y se reproduce sin problemas, al comienzo lentamente y una vez aclimatada con celeridad pasmosa.

Instalación: Es una óptima planta tapizante apta para cualquier acuario, aunque vive y crece mejor en recipientes de gran capacidad y de alturas superiores a los 40 cm. Requiere aguas atemperadas entre 18 -26 C, preferiblemente neutras, a pesar de que admite pH entre 6,5-8. La dureza debe ser escasa DH : 10-12 como máximo. Se asienta preferentemente sobre arena que cubra una mezcla turbosa, pero puede colonizar rocas y maderas formando entonces bellísimos rincones. Se suele utilizar para rellenar huecos, de fondo, entre rocas y maderas, de forma que tapice la parte posterior del tanque. En la fotografía se muestra una lava volcánica completamente cubierta por el musgo de Java. Muy indicado para fondos protectores necesarios para la reproducción de especies de peces delicados de la familia carácidos y como refugio temporal de alevines de especies vivíparas. Requiere aguas poco iluminadas o con la luz tamizada por una capa de plantas de superficie, escasamente movidas, tranquilas y profundas. Se aclimata mejor en acuarios con filtros, interiores, de placa, o exteriores con escaso borboteo, pero que mantengan un agua nítida y limpia. Extraordinario para decoración en grandes acuarios para cíclidos o para recipientes decorativos densamente plantados, pero escasamente poblados por peces, ya que en los tanques superpoblados se mancha con las deyecciones y acaba por morir por la excesiva nitrificación del agua debida a los desechos orgánicos.

Reproducción: En la práctica se utiliza el esquejado o reproducción vegetativa. Se separan de la masa principal unos cuantos filamentos o una 'bola' que puede ser replantada en el mismo o diferente recipiente, ligeramente 'embutida', en la arena del fondo, cerca de alguna roca o madera en la que se enroscará como la hiedra. Es importante no replantar en agua nueva, ya que la concentración alta de cloro puede matarla. Crece muy bien sobre cáscaras de coco, maderas fósiles y rocas volcánicas o silíceas.

Cuidados específicos: El exceso de luz puede perjudicar al musgo de Java haciendo crecer sobre él algas verdes que asfixian la planta y deslucen su efecto. La colonización de esta preciosa y utilísima planta en acuarios 'nuevos' requiere la plantación previa de otras especies y su permanencia durante diez-quince días antes de introducir este minúsculo y bellísimo musgo acuático.

La suciedad, producida por las deyecciones de los peces, afea extraordinariamente el conjunto de masas vegetales de esta planta yes difícilmente subsanable mediante 'sifonado', ya que la depresión producida por la extracción de la capa sucia arrastra los finísimos filamentos de la planta.

A veces, la textura filiforme de esta planta sumergida puede originar atascos en los filtros exteriores, obturando el tubo de salida del agua del acuario al filtro.


Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos