Clavaria (Clavariadelphus) pistillaris

DÓNDE Y CUÍNDO SE PUEDE ENCONTRAR Crece en los bosques de planifolios con particular preferencia por el haya; a veces se puede encontrar en grandes formaciones en zonas húmedas, ricas en humus, umbrosas, y con suelo calcáreo. Crece en verano y aún se encuentra a fines de otoño. DIMENSIONES Puede llegar a tener una altura de hasta 25 cm y un ancho en la parte superior de 4-5 cm. Sin embargo se trata de una especie muy variable tanto en las dimensiones como en el aspecto. Se encuentran ejemplares que se bifurcan en la parte superior en dos o tres terminales. CARACTERÍSTICAS COMESTIBLES Nosotros la damos como comestible si bien algunos autores la consideran incomible por su sabor amargo. Tal característica es aceptable si la especie es preparada conjuntamente con otras setas. Generalmente se contrarresta su defecto cocinándola con Cl. truncata que tiene un sabor dulce.

Nombres vulgares: En castellano, Mano de mortero y Mano de almirez. En catalán, Bossa. En vascuence, genérico, Atzapar.

GUÍA PARA SU DETERMINACIÓN Es, sin lugar a dudas, una seta rápidamente reconocible por su forma de cuña y por su tamaño, muy grande con respecto a otras Clavarias formadas por un solo elemento, que se le podrían asemejar en el aspecto. El carpóforo, a modo de clava, puede ser muy alto y estipitado, o bien más bajo, redondeado, ovoidal y con la parte inferior poco evidente, muy corta. Su forma es inicialmente cilíndrica, pero luego se ensancha adquiriendo el aspecto característico, con la parte superior casi siempre redondeada, como de punta de huevo. La superficie es casi lisa, sin embargo, con la edad y el desarrollo del individuo, tiende a arrugarse. El color es, inicialmente, amarillo-claro, pero, rápidamente, se vuelve ocre con tonalidades variables sobre el mismo carpóforo y con la presencia de esfumaciones rojizas, más marcadas hacia la base, que le dan un aspecto flamígero. El extremo inferior, que tiene forma de pie y es blancuzco, termina redondeado, en forma de punta y está en buena parte adherido al suelo. La carne es blanca, esponjosa, blanda pero luego se vuelve dura y fibrilosa. Al apretarla se mancha de color vino. Con hidróxido de potasio o sosa cáustica se vuelve amarilla. El olor es bastante agradable pero el sabor un poco amargo.

SE PUEDE CONFUNDIR CON Clavaria ligula, que tiene aproximadamente la misma forma pero cuyas dimensiones son mucho más reducidas y su color corrientemente más claro. Además crece casi siempre debajo del abeto rojo.

Valor gastronomico

COMESTIBLE Atención: extremo redondeado, forma de cuña, sabor amargo.

Dibujo
EN EL DIBUJO: se presenta una sección del carpóforo que demuestra es macizo, sin cavidad. DÓNDE Y CUÍNDO SE PUEDE ENCONTRAR Crece en los bosques de planifolios con particular preferencia por el haya; a veces se puede encontrar en grandes formaciones en zonas húmedas, ricas en humus, umbrosas, y con suelo calcáreo Crece en verano y aún se encuentra a fines de otoño DIMENSIONES Puede llegar a tener una altura de hasta 25 cm y un ancho en la parte superior de 4-5 cm Sin embargo se trata de una especie muy variable tanto en las dimensiones como en el aspecto Se encuentran ejemplares que se bifurcan en la parte superior en dos o tres terminales CARACTERÍSTICAS COMESTIBLES Nosotros la damos como comestible si bien algunos autores la consideran incomible por su sabor amargo Tal característica es aceptable si la especie es preparada conjuntamente con otras setas Generalmente se contrarresta su defecto cocinándola con Cl truncata que tiene un sabor dulce

Nombres vulgares: En castellano, Mano de mortero y Mano de almirez En catalán, Bossa En vascuence, genérico, Atzapar

GUÍA PARA SU DETERMINACIÓN Es, sin lugar a dudas, una seta rápidamente reconocible por su forma de cuña y por su tamaño, muy grande con respecto a otras Clavarias formadas por un solo elemento, que se le podrían asemejar en el aspecto El carpóforo, a modo de clava, puede ser muy alto y estipitado, o bien más bajo, redondeado, ovoidal y con la parte inferior poco evidente, muy corta Su forma es inicialmente cilíndrica, pero luego se ensancha adquiriendo el aspecto característico, con la parte superior casi siempre redondeada, como de punta de huevo La superficie es casi lisa, sin embargo, con la edad y el desarrollo del individuo, tiende a arrugarse El color es, inicialmente, amarillo-claro, pero, rápidamente, se vuelve ocre con tonalidades variables sobre el mismo carpóforo y con la presencia de esfumaciones rojizas, más marcadas hacia la base, que le dan un aspecto flamígero El extremo inferior, que tiene forma de pie y es blancuzco, termina redondeado, en forma de punta y está en buena parte adherido al suelo La carne es blanca, esponjosa, blanda pero luego se vuelve dura y fibrilosa Al apretarla se mancha de color vino Con hidróxido de potasio o sosa cáustica se vuelve amarilla El olor es bastante agradable pero el sabor un poco amargo

SE PUEDE CONFUNDIR CON Clavaria ligula, que tiene aproximadamente la misma forma pero cuyas dimensiones son mucho más reducidas y su color corrientemente más claro Además crece casi siempre debajo del abeto rojo

Valor gastronomico

COMESTIBLE Atención: extremo redondeado, forma de cuña, sabor amargo

Dibujo
EN EL DIBUJO: se presenta una sección del carpóforo que demuestra es macizo, sin cavidad

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos