Boletus badius

DÓNDE Y CUÍNDO SE PUEDE ENCONTRAR Crece indiferentemente bajo planifolios o coníferas, pero tiene una predilección particular por los terrenos ácidos o que van progresivamente adquiriendo esta característica por la presencia de residuos vegetales en descomposición. Es una especie muy difundida; suele presentarse durante toda la estación micológica. CARACTERÍSTICAS COMESTIBLES Puede considerarse como un Boletus con buenas características comestibles siempre que se preparen setas jóvenes. En este caso su sabor no tiene nada que envidiar a los Boletus comunes y puede secarse sin que, por ello, pierda sus buenas cualidades. DIMENSIONES El diámetro del sombrero puede alcanzar los 15 cm y el pie, cuando es de sección casi constante, es muy largo, llegando a superar esa medida, pero si se presenta ensanchado, su altura es muy inferior.

Nombres vulgares: En castellano, Boleto bayo. En catalán Cigró y Sigro. En vascuence, Onto uar y Larru.

GUÍA PARA SU DETERMINACIÓN Puede confundirse con los del grupo edulis, de carne inmutable. La característica más importante que permite su reconocimiento, es la tendencia de su carne a teñirse de azul-marino tanto al cortarla como al presionarla. Un viraje similar se nota en el himenio cuya superficie, al roce o al corte, adquiere el mismo color. En general, su tamaño es más pequeño que el de los Boletus más corrientes. El sombrero, bastante carnoso, inicialmente es hemisférico pero, rápidamente, se vuelve convexo y luego se aplana, presentando algunas ondulaciones. Su superficie, normalmente seca y delicadamente aterciopelada, con tiempo húmedo se vuelve casi pegajosa. Su color, un típico marrón-oscuro, se mantiene inalterado durante toda su vida. El himenio está formado por tubos largos, blanco-amarillentos, de poros pequeños, angulosos, inicialmente de color blanco con reflejos amarillos, pero luego se vuelven amarillo-verdosos. Al presionarlos, tanto tubos como poros, se manchan de un color verde-azul sucio. El grosor del pie sufre muchas variaciones; inicialmente es cilíndrico, de sección casi constante, después se ensancha mucho. El color es el mismo del sombrero pero algo atenuado, y generalmente se nota un reticulado longitudinal, apenas perceptible. La carne, blanco-amarilla, es muy compacta en los ejemplares jóvenes, pero con la edad se vuelve fofa, sobre todo en el sombrero. Se mancha, aquí y allá, de azul-marino no muy intenso.

DETALLES DEL CARPÓFORO Obsérvense las manchas azul-sucio que aparecen sobre el himenio, el cual se ha apretado con la punta de los dedos. Puede apreciarse, además, el color de los poros que tiende al amarillo-verdoso, y el trazado longitudinal que presenta la superficie del pie.

Valor gastronomico

BUENA Atención: el sombrero es de color castaño y el himenio vira.

Dibujo
EN EL DIBUJO: se muestra la tendencia del himenio a mancharse de azul cuando se toca. DÓNDE Y CUÍNDO SE PUEDE ENCONTRAR Crece indiferentemente bajo planifolios o coníferas, pero tiene una predilección particular por los terrenos ácidos o que van progresivamente adquiriendo esta característica por la presencia de residuos vegetales en descomposición Es una especie muy difundida; suele presentarse durante toda la estación micológica CARACTERÍSTICAS COMESTIBLES Puede considerarse como un Boletus con buenas características comestibles siempre que se preparen setas jóvenes En este caso su sabor no tiene nada que envidiar a los Boletus comunes y puede secarse sin que, por ello, pierda sus buenas cualidades DIMENSIONES El diámetro del sombrero puede alcanzar los 15 cm y el pie, cuando es de sección casi constante, es muy largo, llegando a superar esa medida, pero si se presenta ensanchado, su altura es muy inferior

Nombres vulgares: En castellano, Boleto bayo En catalán Cigró y Sigro En vascuence, Onto uar y Larru

GUÍA PARA SU DETERMINACIÓN Puede confundirse con los del grupo edulis, de carne inmutable La característica más importante que permite su reconocimiento, es la tendencia de su carne a teñirse de azul-marino tanto al cortarla como al presionarla Un viraje similar se nota en el himenio cuya superficie, al roce o al corte, adquiere el mismo color En general, su tamaño es más pequeño que el de los Boletus más corrientes El sombrero, bastante carnoso, inicialmente es hemisférico pero, rápidamente, se vuelve convexo y luego se aplana, presentando algunas ondulaciones Su superficie, normalmente seca y delicadamente aterciopelada, con tiempo húmedo se vuelve casi pegajosa Su color, un típico marrón-oscuro, se mantiene inalterado durante toda su vida El himenio está formado por tubos largos, blanco-amarillentos, de poros pequeños, angulosos, inicialmente de color blanco con reflejos amarillos, pero luego se vuelven amarillo-verdosos Al presionarlos, tanto tubos como poros, se manchan de un color verde-azul sucio El grosor del pie sufre muchas variaciones; inicialmente es cilíndrico, de sección casi constante, después se ensancha mucho El color es el mismo del sombrero pero algo atenuado, y generalmente se nota un reticulado longitudinal, apenas perceptible La carne, blanco-amarilla, es muy compacta en los ejemplares jóvenes, pero con la edad se vuelve fofa, sobre todo en el sombrero Se mancha, aquí y allá, de azul-marino no muy intenso

DETALLES DEL CARPÓFORO Obsérvense las manchas azul-sucio que aparecen sobre el himenio, el cual se ha apretado con la punta de los dedos Puede apreciarse, además, el color de los poros que tiende al amarillo-verdoso, y el trazado longitudinal que presenta la superficie del pie

Valor gastronomico

BUENA Atención: el sombrero es de color castaño y el himenio vira

Dibujo
EN EL DIBUJO: se muestra la tendencia del himenio a mancharse de azul cuando se toca

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos