Perros de Pastor

Razas primitivas

El instinto de reunión de los hervíboros y su conducción a determinados lugares, parece innato en la especie Canis familiaris. Ya los lobos sus casi seguros antecesores, emplean técnicas muy depuradas de caza en jauría, que reunen, separan y conducen a la presa, hasta su agotamiento y posterior sacrificio, a dentelladas, por los miembros de la manada de carniceros salvajes.
Parece muy probable que la primera aproximación entre perro y hombre se produjo a modo de simbiosis o comensalismo durante las oscuras épocas prehistóricas. Poco a poco las piaras y rebaños salvajes fueron sufriendo el acoso de los perros primitivos que las espantaban hasta destiladeros cerrados, corrales o trampas naturales en donde el hombre, remataba la cacería asegurando la intendencia de su tribu y ofreciendo los restos a sus aulladores auxiliares.

PERROS DE PASTOR

La evolución de la humanidad troca el garrote por el cayado, naciendo la agricultura y la ganaderia, para lo cual se rinde casi imprescindible el auxilio del perro pastor. Estos ejemp!ares seleccionados por su inteligencia, bravura y resistencia, lo mismo podrían enfrentarse a fieras salvajes que a grupos de ladrones y además eran capaces de abortar las eventuales ansias de libertad de alguno de los animales del rebaño.


Características de los perros de pastor

La especialización del tipo de ganadería y del biotopo en el que se ejercía la actividad fue modelando mediante la selección ejercida por el hombre, distintas formas caninas adecuadas a las funciones requeridas. Los rebaños de ganado vacuno, más tranquilos y poco veloces, necesitaban guardianes robustos de enorme masa muscular y poderosas mandíbulas capaces de inmovilizar una res mediante un mordisco en el corvejón. Molosos, grandes mastines y boyeros son razas clásicas para el cuidado de bóvidos. Pero también la ganadería ovina tuvo un desarrollo espectacular gracias a los resistentes, duros y abnegados perros pastores de pelaje híspido impermeable, pequeño tamaño y poderosas mandíbulas dotadas con terrorífica dentadura. Entre estos prototipos clásicos existe una enorme variedad de razas que por su inteligencia, versatilidad y abnegación se han reconvertido a otras funciones tan dignas como las encomendadas a su pnmitiva inclinación. El pastor alemán debe ser considerado el ejemplo clásico que ha obtenido mejores registros como guardian, defensor, rastreador, auxiliar en rescates, lazarillo de ciegos y un largo etcétera en el que debe incluirse el pastoreo, tanto de ganado ovino
como de vacas y bueyes.


Cuidados necesarios para los perros de pastor

A pesar de que muchos ejemplares de las variedades caninas aptas para la conducción y vigilancia del ganado son adoptados como animales de compañía, todavía son muchos los canes que auxilian a los ganaderos en el manejo de las reses. Estos perros de trabajo deben estar exentos de espolones, que se extirparán si existieran cuando el cachorro cuenta pocos días de edad. Asimismo, deben ser vacunados puntualmente y desparasitados interiormente con los fármacos pertinentes. Su vida a la intemperie propicia el ataque de pulgas y garrapatas, que serán prevenidas con los collares antiparasitarios oportunos. El cuidado de los pies y almohadillas plantares evitará cojeras y lesiones. Por último, hemos de recordar que la vida útil de los perros pastores, no suele sobrepasar generalmente los ocho años, por lo que se les debe jubilar asegurándoles una vejez tranquila y feliz.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos