Recoleccion Y Transporte de Plantas Acuaticas

Equipo necesario

Prácticamente en todos los cursos de agua dulce, lagos y zonas húmedas de las áreas de clima templado, subtropical o tropical e incluso en los países de llamada influencia continental, podemos encontrar numerosas especies y variedades de plantas acuáticas sumergidas, flotantes y semisumergidas que pueden engrosar la colección de nuestro acuario. La recogida de esos vegetales además de proporcionarnos una pequeña excursión al campo, a los parques o al bosque supone una actividad muy formativa desde el punto de vista biológico y provechosa en el aspecto económico, ya que las plantas de acuario tienen unos precios en los comercios especializados que hacen prohibitiva la instalación de un fondo profusamente cubierto de vegetación.

RECOLECCION Y TRANSPORTE DE PLANTAS ACUATICAS

El primer paso consiste en la localización del lugar adecuado que hayamos conocido en otra excursión o por el relato de algún amigo acuarófilo que nos haya precedido.

Las épocas más adecuadas para efectuar la recogida son el invierno y el verano desde junio hasta septiembre, dependiendo del tipo de vegetal que se desee recoger y de la latitud geográfica. Bolsas de plástico herméticas de buena capacidad, papel de filtro o de estraza en pliegos grandes, pinzas largas accionadas en el extremo y un gancho metálico fuerte acoplado a una vara de suficiente longitud son los útiles más imprescindibles para la recogida. El gancho situado en el extremo de la pértiga se acciona hundiéndolo en el fondo del légamo con un movimiento semicircular para tratar de desenraizar el vegetal sumergido sin romper las raíces, el tallo ni las hojas y posteriormente se intenta atraer a la superficie la planta ya libre. A veces será necesario utilizar una red o manga de malla ancha como elemento auxiliar. Una vez que tengamos la planta en nuestra mano se sacudirá todavía dentro del agua enérgica, pero suavemente para desprender las partículas só1idas que quedan en suspensión entre las hojas. Posteriormente se depositan en los pliegos de papel humedecidos formando paquete sin doblar la planta, que se introducirá en las bolsas de plástico preparadas al efecto.


Transporte

Cuando se realizan las operaciones anteriormente descritas, la humedad del papel, asi como la protección contra la desecación que proporciona la envuelta plástica externa son suficientes para asegurar que los vegetales sean transportados durante horas e incluso días sin deteriorarse sensiblemente.


Recolección de los diferenles tipos de vegetales

El estado vegetativo de la planta puede ser muy importante para poder tener éxito en la posterior aclimatación. En general, la época de floración no suele ser adecuada. Las plantas flotantes se recolectan con una raqueta de superficie, atrayendo hasta la mano aquellas que presenten mejor aspecto externo y lo más alejadas de las orillas que sea posible, manipulándolas con mucho cuidado, que será también preciso en el embalaje y traslado.

Las plantas sumergidas suelen partirse con frecuencia, pero la mayoría de especies son capaces de regenerar la zona radicular a partir del callo que se forma en la herida. No obstante convendrá separar las muestras completas de las troceadas. Algunas especies bulbosas o rizomatosas se recogen a finales del otoño dejando escurrir los órganos de reserva después de haber desprendido las pocas hojas que quedarán y sometiéndolos a un tiempo de 'descanso' a temperaturas de 10-12ºC.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos