Manejo de Peces

Captura con red

El mantenimiento y reproducción de peces en cautividad exige frecuentemente el traslado de algunos ejemplares a otros acuarios, bien para separar reproductores o como medida sanitaria para tratar peces enfermos e incluso para permitir la limpieza y vaciado de tanques excesivamente sucios.

MANEJO DE PECES

Cuando adquirimos en los comercios especializados nuestros ejemplares, podemos contemplar la rapidez, limpleza y eficiencia con que los dependientes o propietarios 'pescan' el pececillo elegido por nosotros en un recipiente repleto de ejemplares casi iguales, sin equivocarse de individuo ni demorarse mucho tiempo. Por el contrario, si nosotros en nuestro hogar deseamos capturar algún pececillo, nos encontraremos con un problema a veces arduo, que acabará ocasionalmente con la paciencia de numerosos aficionados.

El animalito parece saberse acosado y se esconde tras las rocas, protegido por los macizos de plantas y en los lugares más inverosímiles, de forma que su captura provoca la remoción de desechos depositados en el fondo, desenraizado de plantas y otros pequeños 'desastres' que irritan al acuarófilo.

Hemos de tener en cuenta que en los comercios los ejemplares destinados a ia venta se encuentran en recipientes vacíos, carentes de decoración, en los que los animalitos están hacinados y a disgusto. El más destartalado de los acuarios contiene un fondo de arena o gravilla, algunas rocas decorativas, bastantes plantas y además los peces ya se han 'habituado' a su nuevo hogar y conocen los escondrijos donde protegerse de virtuales agresiones, por lo cual no debe resultar extraño que las dificultades para la pesca aumenten en progresión geométrica.


Extracción correcta de los peces vivos

Cuando tengamos que sacar alguno de los moradores de nuestro acuario y no acertemos a 'pescarle' a la primera intentona mediante la introducción de una raqueta especial provista de una red de malla de diámetros diferentes, muy tupida para alevines y especies de epidermis sensible, y de retícula más abierta si se emplea para especies de buen tamaño y piel resistente, tendremos que dejar la raqueta inmóvil, introducida en el recipiente sin acosar al sujeto de nuestros desvelos. Con movimientos suaves y progreslvos intentaremos llevarle a una zona libre de rocas y plantas, conduciéndole hacia una de las paredes. Conseguido esto, se 'tapa' la salida con la raqueta apoyada sobre el vidrio y sin arrastrar al ejemplar restregándole contra el cristal, se golpea exteriormente el lugar para que el animal se introduzca solo en la bolsa de la red y se saca ésta del agua. Con la otra mano se cierra 'la bolsa', antes de retirarla del espacio sobre la superficie del agua, para evitar que un salto inesperado haga que el pez se estrelle en el suelo, con la casi segura consecuencia de graves lesiones que provocarían su muerte a las pocas horas. De esta forma se transporta la plateada presa hasta el nuevo hogar que deberá tener un agua de igual dureza, pH y temperatura que la del antiguo tanque, para evitar un 'stress' de habituación. Se introduce la red en el acuario de destino, retirando la mano que cerraba la
bolsa de malla, y con un movimiento de la red en sentido contrario al de captura se libera al ejemplar, retirando la raqueta lo antes posible.

Estas operaciones, en apariencia obvias y muy sencillas, deben ser realizadas con tranquilidad y sin prisa, especialmente por personas poco habituadas al manejo diario de los peces de acuario.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos