Filtros de Acuario

El agua del acuario

Además de las condiciones específicas de temperatura, ionización, dureza, salinidad, etc., el agua, medio ambiente esencial para el desarrollo de nuestros peces de acuario, debe estar nítida, oxigenada en su justo término y purificada de los restos de comida y deyecciones de los ejemplares vivos que mantenemos en cautividad. La utilización de diferentes sistemas de filtración del agua de nuestra pecera permite la circulación de la misma 'en ciclo cerrado' y atenúa enormemente la complejidad de las operaciones de mantenimiento que de otra forma habrían de realizarse.

FILTROS DE ACUARIO


Tipos de filtros

Existen esencialmente tres tipos o sistemas de purificación del agua de nuestro acuario que pueden instalarse optativamente separados o mezclados según las características de las especies que deseamos mantener.

El filtro exterior consiste esencialmente en una cubeta cuya parte superior coincida con la correspondiente del acuario de forma que se obligue al agua de éste a pasar por ese pequeño recipiente 'cargado' con ustancias filtrantes y una vez purificada retorne al mismo. Para ello, se utiliza un sistema de 'vasos omunicantes' impelido por aire, provisto por un compresor o motorcito eléctrico que bombea el líquido por un fenómeno de tipo 'venturi'. La carga filtrante estará formada por arena gruesa, arena fina, carbón activo encerrado en una bolsa de tul tupido y fibra de vidrio con o sin turba, según se desee acidificar o no el medio. El filtro interior, biológico o de placa, es en casi todos los casos muy consejable, pudiendo o no complementarse con el 'exterior'. Consiste en una plancha perforada situada en el fondo del recipiente, que va provista de un sistema 'venturi' cebado por aire a presión. Sobre la placa, se coloca una pequeña bolsa-almohada de tela porosa rellena de carbón activo y sobre la que se instala la arena, piedras, objetos decorativos del fondo, etc. Con el tanque lleno se conecta el compresor eléctrico regulando el burbujeo del aire (rendimiento del filtro) para que no sea ni excesivamente turbulento, ni demasiado lento. El extremo del tubo de salida del aire y del agua ya filtrada, debe estar al nivel superior del acuario, a ras de agua o ligeramente por debajo. Con este sistema se retienen los elementos de desecho de los peces entre la arena del fondo, permitiendo un desarrollo espectacular de las plantas. El filtro-bomba, también conocido como 'sistema Eheim' es una especie de filtro exterior mejorado, con el motor incorporado y que retorna el agua limpia en 'cortina' o 'cascada'. Permite el recambio y entretenimiento de forma cómoda y segura, oxigena el agua de forma inmejorable y puede combinarse acertadamente con el filtro interior de placa.

Naturalmente existen muchas modalidades y marcas de filtros, tanto exteriores como interiores, pero sólo se han descrito los más comúnmente utilizados que además son los que consideramos más asequibles, completos y sencillos para el aficionado.


Cargas filtrantes

Suelen estar formadas por dos bloques esenciales cuya misión es diferente: La materia filtrante gruesa se utiliza para retener las materias gruesas o suciedad en suspensión. Las resinas, carbón activo y otras sustancias, retienen las sustancias químicas indeseables producidas por la putrefacción de la materia orgánica y las secreciones orgánicas de los peces, fijando éstas al sustrato purificador que lógicamente queda 'cargado' de suciedad, llegando a disminuir su actividad a lo largo del tiempo.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos