Cria de Ovoviviparos

Mollys, xifos, guppys y platys

Son indudablemente los peces más comunes y populares de los llamados tropicales o de 'agua caliente', que indefectiblemente formarán parte del primer acuario de todo aficionado por su adaptabilidad, variedad de formas y colores, así como por la especial forma de reproducción que nos sorprende con la casi mágica repoblación de pequeños alevines nacidos directamente de las tripudas hembras grávidas.

CRIA DE OVOVIVIPAROS

Pertenecientes a la familia de los Pecílidos, estos peces ovovivíparos, tienen acusado dimorfismo sexual, y los huevos fecundados se desarrollan en el interior del abdomen de la hembra hasta el momento de la eclosión, que se produce en el instante de la postura.

La facilidad de conseguir nacimientos de estas especies en recipientes mixtos ornamentales poblados con otros peces adultos, es el atractivo inicial que nos mueve a su adquisición. Sin embargo, pronto observamos cómo los pequeñuelos, son ávidamente devorados por los otros pobladores del tanque e incluso por sus propias madres. Este 'canibalismo', incita en el joven aficionado el deseo de salvar los alevines y muchas veces, instala en un acuario ornamental, artilugios poco estéticos y nada funcionales llamados 'parideras'.


Cría racional de pecílidos

Independientemente de la especie o variedad que deseemos reproducir, ha de elegirse el macho más robusto y mejor desarrollado, situándole en el mismo acuario que las hembras, también presas vivas grandes, perfectamente coloreadas y no fecundadas antes. En el mismo recipiente, no superpoblado, se preparan refugios naturales a base de plantas sumergidas, densamente dispuestas con una buena capa de flotantes. Si queremos salvar casi todos los alevines, se irán apartando las hembras muy llenas en pequeños acuarios de 20-25l, que tengan muchas plantas tipo elodea, riccia y ceratúpteris. Después del nacimiento de los pequeñuelos se devuelve la hembra al acuario donde estará el macho reproductor elegido para 'semental'.

El número de pececillos que pueden nacer en cada 'parto' es muy variable en función de la especie considerada y de la edad, así como del tamaño de la hembra. Algunas hembras de xifo de gran tamaño llegan a tener más de 200 alevines, pero contrariamente, las enormes Mollinesias veliferas, raramente tienen más de 20 pececillos.Como norma esencial, debe atenderse la selección de reproductores, aislamiento de las futuras madres en acuarios de cría, así como separación de machos y hembras de los jovencitos que, además, requieren grandes recipientes, nunca superpoblados, y alimentación variada con abundantes presa vivas.


Reproducción de ovovivíparos en acuarios generales

Afán de numerosos aficionados y delicia de todos los miembros de la familia, sólo necesita la plantación de rincones muy densamente cubiertos de vegetales.

Sin embargo, a pesar de que consigamos salvar algunos alevines, hay que tener en cuenta que su permanencia en el tanque común, no permitirá el correcto desarrollo de su morfología y obtendremos poco a poco una población abundante y 'degenerada', de pequeño tamaño, colorido más pobre y aletas más 'recortadas'. Este fenómeno degenerativo, es muy conocido en los acuarios de guppys selectos, que al cabo de varios meses, habrá originado una pléyade de minúsculos pececillos cuyo parecido con sus antecesores, se reduce hasta la pura anécdota.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos