Salamandras Y Tritones

Anfibios urodelos

Habitantes agradecidos, ornamentales de acuaterrarios, los tritones y salamandras son anfibios de la familia salamandridos, que está integrada por géneros tan característicos como Euproctus, Cynops, Salamandra y Triturus, entre otros. Estos urodelos, anfibios con cola, tienen generalmente cuerpo relativamente esbelto con forma de lagartija, patas cortas dotadas con cuatro dedos, las del par anterior, y con cuatro o cinco, las posteriores, dependiendo de las especies. Sufren a lo largo de su vida diferentes e,tapas morfológicas correspondientes a las fases de metamorfosis.

SALAMANDRAS Y TRITONES

Los adultos tienen cabeza completa sin branquias, cuerpo alargado, ligeramente comprimido lateralmente y cola más o menos redondeada, que puede aplanarse verticalmente. Algunas especies presentan caracteres sexuales diferenciales como: colorido o crestas nupciales. La biologla, muy variada según la especie permite un desarrollo relativamenté rápido que les hace alcanzar la forma adulta y la madurez sexual en pocos meses. Sin embargo, las salamandras pueden vivir de diez a doce años en cautividad, y los tritones, más de treinta.

El tritón de japón Cynops pyrrhogaster, que escasamente sobrepasa 10 cm de longitud, puede vivir casi permanentemente en acuarios decorados con plantas y rocas que dispongan de un corcho flotante y algunas masas de riccia o salvinia como vegetales de superficie.

No obstante, estos curiosísimos y singulares vertebrados, merecen acuaterrarios perfectamente acondicionados, que no son más complicados ni onerosos que los acuarios clásicos. Las salamandras en general, precisan terrarios húmedos o recipientes fundamentalmente construidos con arena, limo plantas y raices, gozando además, dé una reducida 'piscina' o zona de acuario. La iluminación puede graduarse automáticamente mediante un reloj 'programador' copiando la intensidad luminosa que en la naturaleza tienen las distintas estaciones. La temperatura es otro de los factores que merecen atención estricta, pues muchas especies necesitan hibernar o reposar a temperaturas inferiores a los 10ºC.

Los tritones, sin embargo, deben disponer de un acuario con algunas zonas emergidas y también suelen precisar periodos variables de reposo invernal de 3, 4, 5 o 6 ºC, que se dilatan dos o tres meses para elevar gradual y paulatinamente la temperatura que inducirá la actividad sexual.

Muchas especies se reproducen activamente entre las acristaladas paredes de su prisión y las formas larvarias pasan por etapas diferentes hasta alcanzar la conformación de adultos. Sin embargo, es curioso observar en ciertos géneros la sucesión de etapas incluso en el estado adulto, que comportan, por ejemplo, hábitos terrestres antes de culminar la madurez o fase acuática.

La alimentación de estos longevos animalitos puede ser, quizá, el único capítulo engorroso respecto a su mantenimiento, ya que deben nutrirse esencialmente de presas vivas, desde infusorios microscopicos, hasta crustáceos acuáticos y larvas de insectos, pero también pueden llegar a aceptar alimentos desecados, preparados o liofilizados que, sin embargo, nunca deben constituir la base alimentaria. Poco populares, casi desconocidos para la inmensa mayoría de los aficionados, los representantes más prolíficos de la familia de los salamándridos son excelentes mascotas de larga vida, que desvelan sin temor su vida cotidiana en los reducidos límites de un acuaterrario de tamaño medio, perfectamente instalable en un apartamento.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos