Saimiri

Nombre: Saimiri sciureus
Familia: Cébidos.
Orden: Primates.
Clase: Mamíferos


Descripción y origen
Diminuto mono perteneciente a la familia de los cébidos, que mide alrededor de 25 cm, a los que hay que sumar otros 40 correspondientes a la larga cola muy móvil, pero no prensil. La cabeza redondeada, en la que destacan la nariz y la boca enmarcadas de negro y los ojos oscuros, muy brillantes, que contrastan sobre un antifaz blanco, el resto es pardo verdoso con orejas orladas con pelos blancos, que dan un aire de duendecillo al animalito. En algunos países son conocidos con el apodo de monitos de cara de muerto por el contraste de colores blancos y negros dominantes en su faz. El cuerpo, muy bien proporcionado y sumamente elástico, presenta tórax alargado y cintura breve. Las extremidades acaban en dedos prensiles perfectamente adaptados a la vida arborícola. La cola muy móvil, más larga que el cuerpo, puede enrollarse, pero no tiene función prensora. El pelo corto, suave, espeso y cerrado, es pardo oliváceo en el dorso, que se vuelve amarillo rojizo en las extremidades y puede aclararse en el pecho y vientre.

SAIMIRI

Existen múltiples variedades locales que se extienden en su amplio hábitat: América Central, Colombia, Ecuador, Brasil, Venezuela, etc., colonizando las lindes de los bosques tropicales y zonas libres de vegetación en los cursos de agua de la cuenca amazónica.


Longevidad
Pueden alcanzar en cautividad dieciocho-veinte años.


Alojamiento
Se adapta a condiciones tan alejadas de sus entornos naturales que puede vivir como animal de compañía en semilibertad en un apartamento bien acondicionado o en jaulas relativamente amplias con otros monitos de su misma especie. Requiere sol, buena temperatura, que no debe descender por debajo de 17 C, y si vive enjaulado en grupos, necesitará 1,5-2 m3 de espacio por individuo, teniendo ramas limpias donde evolucionar a su antojo.


Alimentación
Esencialmente omnívora, debe consistir en frutos frescos troceados: peras, manzanas, higos, nueces peladas, cacahuetes verdes, etc., que, serán complementados con larvas de insectos, huevos cocidos de codorniz, requesón y otros alimentos ricos en calcio. Siempre ha de disponer de agua limpia y fresca.


Carácter y comportamiento
Alborotadores, juguetones, traviesos, inteligentes y ciertamente tímidos, hasta que toman confianza, los grupos de saimiris son una auténtica delicia para el estudioso del comportamiento animal. Si se trata de animales aislados, pueden adaptarse perfectamente al rítmo de vida de sus amos, llegando a sentir por ellos un cariño profundo, pero sin abandonar nunca las travesuras ni su afán por el juego.


Cuidados diarios
Deben evitárseles corrientes de aire frío y observar una higiene escrupulosa en jaulones o perchas.


Reproducción
Bastante fácil en cautividad, durante la época de celo, machos y hembras se persiguen llegando los primeros a mostrarse pendencieros con otros rivales. La gestación dura casi seis meses y el monito recién nacido se aferra al pelaje de la madre, que lo transporta continuamente hasta su emancipación.


Enfermedades
A pesar de su aspecto son bastante robustos, pero sufren procesos broncopulmonares o gastrointestinales imputables a bajas temperaturas, corrientes de aire o alimentación incorrecta. Son sensibles a los cambios de lugar y dueño, pudiendo sufrir 'stress' de adaptación.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos