Mara O Liebre Patagona

Nombre: Dolichotis patagona
Familia: Cávidos.
Orden: Roedores.
Clase: Mamíferos


Descripción y origen
Llamado Mará y liebre de Patagonia, este extraño roedor, que puede alcanzar una longitud de 70 ó 75 cm y una alzada a la cruz de unos 35, tiene cabeza grande alargada más bien estrecha, de aspecto leporino, con ojos almendrados laterales muy oscuros y brillantes; hocico alto bastante romo pero afilado y orejas largas, redondeadas y enhiestas. El cuello, de longitud media, se
ensancha progresivamente hasta unirse con un cuerpo esbelto, alargado, más ancho por detrás que en el pecho y que se sustenta sobre unas patas largas y fuertes, más finas las correspondientes al par anterior, mientras las traseras, de mayor longitud, presentan muslos perfectamente musculados. Los pies tienen los dedos alargados y armados con fuertes uñas casi transformadas en pezuñas de ungulado.

MARA O LIEBRE PATAGONA

El pelaje, espeso y tupido, bastante corto, salvo en la grupa y en los flancos, protege un subpelo que le defiende de las temperaturas extremadas. Viven libres en la República Argentina, y más concretamente en las zonas rocosas y aridas del desierto de Patagonia, en donde superviven gracias a que la hostilidad del biotopo aleja los depredadores naturales y el mayor enemigo del roedor: el hombre.


Longevidad
Puede estimarse en siete iu ocho años, aunque parecen aceptarse cifras bastante más elevadas.


Alojamiento
Necesitan un área de parque yermo y arenoso en el que pueden construirse refugios rocosos con piedras bien unidas con cemento. Como gustan de vivir en grupos relativamente numerosos, debe prepararse una zona vallada de unos 20 a 80 m2, que puede albergar una pareja o una pequeña familia de ocho o nueve individuos .

Si pueden excavar madrigueras en la tierra, se adaptan perfectamente a la cautividad, aunque no resistan climas excesivamente húmedos ni demasiado fríos, ya que prefieren tumbarse al sol en áreas exentas de vegetación.


Alimentación
Esencialmente vegetariana, en cautividad se les puede alimentar con una mezcla vegetal de diferentes tipos de pasto: lechuga, diente de león, zanahorias, patatas, trozos de pan duro y pienso compuesto para conejos, que parece gustarles tanto como una golosina. Deben disponer de agua fresca y limpia para beber, aunque generalmente la extraen de las plantas que les sirven de
alimento.


Carácter y comportamiento
Muy tímidas, esquivas y huidizas, se habitúan rápidamente a vivir cautivas, e incluso llegan a mostrarse confiadas y tranquilas cuando se les trata cariñosamente. Como ejemplares aislados llegan a comportarse casi como un perrito siguiendo a sus amos por toda la casa y adquiriendo hábitos domésticos insólitos para la especie.


Cuidados diarios
Además de la limpieza de los recintos y la administración de agua o alimento, debe vigilarse la excavación de túneles y refugios que pudieran atravesar subterráneamente la cerca, propiciando huidas inesperadas.


Reproducción
Se desconocen muchas facetas del comportamiento reproductor de los marás, aunque las hembras tras la copula se alejen del macho con total indiferencia. Las camadas, de uno a cinco cachorros, son cuidadas exclusivamente por la madre, cuyas mamas están situadas lateralmente, lo que permite amamantar a la prole estando 'sentada' y vigilante.


Enfermedades
Capaces de contraer todas las afecciones comunes a los roedores, parecen especialmente sensibles a ciertas enteritis provocadas por una humedad excesiva del forraje.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos