Mandril Y Dril

Nombre: Mandrillus sphinx y M. Ieucophaeus
Familia: Cercopitécidos. iDrden: Primates. Clase: Mamí­feros


Descripción y origen

Ambas especies, que componen el mismo género deben tratarse juntas más por brevedad que por rigor morfológico o sistemático.


MANDRIL Y DRIL


El mandril tiene una alzada a la cruz que puede superar el medio metro una longitud de 85-90 cm, incluyendo la corta pero gruesa cola, y un peso de hasta 50 kg en los grandes machos. La cabeza, impresionante, de poderoso hocico y terrorí­fica dentadura, tiene en los machos dominantes hocico rojo hasta las fosas nasales, flanqueado por unas callosidades estriadas longitudinalmente de color azul celeste. Los ojos, pequeños, oscuros, muy juntos bajo la recta lí­nea superciliar, apoyan la expresión brutal de estos simios. El pelaje, pardo olivaceo en el dorso, con mechón frontal negro y barba anaranjada, se aclara hasta el amarillo en el pecho y el aún más suave blanco sucio del abdomen. Las
hembras, más estrechas y ligeras, carecen de colorido del hocico, genitales y callosidades isquiáticas clásicos de sus compañeros.

El dril, menos compacto que su pariente, también evidencia diferenciación sexual llamativa. Los
ejemplares dominantes pueden medir 80-85 cm de longitud, con un peso de 40-45 kg.

Los machos tienen cara ancha, negra, con una cenefa circundante blanca, mientras las hembras, menos
conspicuas, tienen el colorido más suave y desvaí­do. El hocico del dril no está surcado por las estrí­as
longitudinales de su pariente.

Viven en grupos de rí­gida composición jerárquica al mando del macho más poderodo de la horda en el
nicho del suelo de las selvas occidentales de Africa ecuatorial, próximas al Golfo de Guinea.

Longevidad

Veinticinco a treinta años, si bien se han registrado cifras de casi medio siglo para los mandriles en
zoológicos públicos.

Alojamiento

Como animales de compañí­a, viviendo aislados, pueden ser mantenidos en jaulones de mallas o rejas
fuertes de 2 m de longitud por 1,5 de anchura y otros 2 m de altura, con una caseta aledaña de cemento,
que puedan utilizar como guarida.

Un tronco sólido y materiales para la 'cama' a base de heno o paja seca completan el albergue, que será
fácil de limpiar y que debe mantenerse entre 20-30 C de temperatura.


Alimentación

Omní­vora total, comprende frutas, verduras, tubérculos y guisos de carne picada o sobras de cocina,
trozos de pan duro, mazorcas de maí­z, pescado sin espinas, etc.

Carácter y comportamiento

Los jóvenes y las hembras pueden llegar a ser deliciosos y divertidos animales compañí­a, que se
encariñan mucho con sus cuidadores, pero que pueden ser peligrosos con los extraños y con otros
animales. Los machos adultos han de ser manejados como las grandes fieras, con mucho tacto.

Cuidados diarios

Limpieza profunda de la jaula y desparasitación periódica tanto externa como interna de los ejemplares.

Reproducción

La gestación tiene una duración similar a la de la especie humana, que varí­a de ocho a nueve meses,
tras los que la hembra pare un cachorro desvalido, o excepcionalmente dos. Asido a la madre, el
pequeñuelo dependerá largo tiempo de su progenitora y siendo consentido por todos los miembros de la
tribu.

Enfermedades

La profilaxis rigurosa contra parasitosis diversas, así­ como las vacunaciones obligatorias, suelen
circunscribir las afecciones más frecuentes a catarros, gastroenteritis y alteraciones
broncopulmonares.





Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos