Esfinge de La Calavera

ESFINGE DE LA CALAVERA
(Acherontia atropos)


Descripción y origen
El adulto es una gruesa mariposa, vulgarmente conocida como palomilla y polilla de la muerte, de hábitos nocturnos o crepusculares, que alcanza una envergadura de 10 y 12 cm entre los extremos de las alas anteriores completamente abiertas. La cabeza, bastante abultada, de color negruzco o pardo muy oscuro, tiene los ojos laterales algo lenticulares. Las antenas, relativamente gruesas y cortas, pueden ostentar un color más pálido, incluso blancuzco.

ESFINGE DE LA CALAVERA

El tórax, muy grueso, tiene color marrón grisáceo muy oscuro, sobre el que se destaca una mancha dorsal amarilla pálida que asemeja un cráneo humano y que da al insecto  el sobrenombre de calavera. Las alas anteriores, alargadas, tienen una serie de dibujos abigarrados castaños, grises y pardos con un pequenísimo círculo blanco. El par posterior, más pequeño y que, en reposo, queda oculto replegado sobre las alas mayores, es preferentemente amarillo cremoso, con dos franjas distales pardo negruzcas. El abdomen, abultado y grande, es aún más evidente en las hembras con una coloración básica leonada, que tiene una franja dorsal grisácea y estrechas estrías pardas entre los segmentos. La oruga, en sus últimos estados de desarrollo, es lisa, con un pequeño apéndice cornicular erecto cerca del extremo
posterior y en posición dorsal. El colorido variable es muy vistoso, generalmente abigarrado en verdes y amarillos, incluso con puntos azules más o menos evidentes.

La crisálida grande, marrón rojiza muy oscura, casi negra, se protege en un capullo enterrado, que la oruga próxima a crisalidar fabrica con una secreción sedosa tierra fina y particulas vegetales residuales.

Los huevos, grandes, ovoidales, a veces con unas bandas características son depositados sobre las hojas de plantas solanáceas y otros vegetales, que sirven de nutrición a las larvas. Tienen una sola generación anual, más raramente una segunda parcial, y los adultos vuelan desde finales de mayo hasta primeros de julio. Viven en Eurasia y Africa, efectuando las mariposas migraciones parciales e inconexas.


Longevidad


El adulto vive entre veinte y treinta y cinco días como máximo. La larva tarda en desarrollarse entre uno y dos meses. La crisálida es la forma que resiste el invierno en regiones demasiado frías.


Alojamiento

Las larvas u orugas, que pueden recolectarse, viven perfectamente en un insectario atemperado entre 20-25ºC. La crisálida, enterrada en turba, puede someterse a temperaturas de 7-10 C durante el invierno o dejarse con calor ambiente para acortar el ciclo. Los adultos necesitan un pequeño invernadero cerrado con tela metálica, donde evolucionar y volar antes de acoplarse.


Alimentación

Hojas de patata frescas para las larvas, que podrían sustituirse por otras de vegetales similares. Los adultos podrán libar, eventualmente, agua con miel, que se ofrecerá en un recipiente cerrado con una mecha empapada en ese zumo.


Cuidados diarios

Muy variables, dependiendo del estado de metamorfosis en que se encuentra el insecto, han de incluir, sobre todo, el cultivo de plantas de patata, que pueden servir en las diferentes épocas del año como nutrición de las larvas.


Reproducción

A veces resulta dificil obtener acoplamientos entre ejemplares que no hayan volado durante cierto tiempo, por lo que se hace necesario una cámara climatizada de buenas dimensiones. La hembra deposita los huevos sobre plantas solanáceas, que se distribuyen en el habitáculo.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos