Cobayo

COBAYO
(Cavia porcellus)


Familia: Cávidos.
Orden: Roedores.
Clase: Mamíferos


Descripción y origen

Dóciles e inofensivos, estos preciosos roedores que llegan a medir poco más de 25 cm de longitud con un peso máximo de 1 kg para los machos adultos y hasta 800 grs en las hembras, presentan un cuerpo alargado, macizo, con patas muy cortas y sin cola, con una cabeza grande, fusiforme hocico típico de roedor y ojos relativamente grandes y brillantes. Las orejas, cortas y anchas, generalmente 'semierguidas', se insertan en la parte superior de la cabeza bien separadas por el cráneo.

COBAYO

Especie doméstica, tras largos siglos de crianza, procede sin duda de cruzamientos de otras sudamericanas y más concretamente de Cavia cutleri del Perú, con probables aportaciones de Cavia aperea, según las más autorizadas teorías. Hoy día se conocen múltiples variedades domésticas de pelo largo (Peruanos, 'Shelties' Coronets) y de pelo liso corto o rizado (monocolor liso, agouti, carey, rizados, abisinios, etc.), que hacen las delicias de jóvenes y adultos por su mansedumbre, facilidad de cría y economía de mantenimiento.


Longevidad

Cinco-siete años.


Alojamiento

Una pareja puede mantenerse en un jaulón o cajón de fondo plano de 1 m de longitud por 40 cm de anchura y 25 cm de altura (si no está enrejado, vallas de más de 20 cm de alto son murallas infranqueables para estos animalitos). En este cajón se les suministrará abundante viruta de madera y paja seca esterilizada, así como una caja invertida con un orificio de entrada donde puedan refugiarse de como mínimo 25 cm de longitud por 20 cm de anchura y 25 cm de altura. Los comederos pueden ser pequeñas bandejas planas, y el bebedero para roedores o 'mamadera', puede situarse exteriormente a su recinto. Son también ideales las conejeras portátiles que permiten la vida al aire libre de estos animalitos.


Alimentación

Dieta granívora, vegetal y frugívora que puede consistir en pan duro, o humedecido ligeramente en leche, maíz, cacahuetes sin tostar trigo y avena. Además se les suministrará abundante verde: lechuga, escarola, diente de león, zanahorias e incluso manzanas y peras.


Carácter y comportamiento


Sumamente tímidos, dulces, inofensivos, son incapaces de morder, aunque se les tome en la mano. Por esto se prefieren a los hamsters como mascotas y animales de compañía de niños y jóvenes. A pesar de su carácter tranquilo y huidizo, llegan a reconocer a su cuidador si se les trata con cariño, correspondiendo con asombrosas muestras de mansedumbre y afecto.


Cuidados diarios

Cepillado de la capa en especies de pelo largo. Vigilancia de que no falte agua. Administración de alimento verde y limpieza del habitáculo retirando excrementos y la paja humedecida sustituyéndola por otra seca al menos una vez por semana.


Reproducción

Sólo se lleva a cabo en mínimas condiciones de espacio y tranquilidad. Tras dos meses largos de gestación, cada hembra puede parir de una a seis crías (normalmente de dos a cuatro), cubiertas de pelo, con los ojos abiertos que, corretean al poco de su nacimiento, pudiendo comer a las pocas horas, si bien siguen tetando
durante dos semanas o más. Los pequeños son capaces de reproducirse a los dos meses de edad, por término medio.


Enfermedades

Fundamentalmente afecciones respiratorias debidas a cambios bruscos de temperatura o humedades insanas, así como anomalías del aparato digestivo: Salmonelosis, diarreas o estreñimientos que pueden evitarse con dietas sanas y limpieza adecuada de los alojamientos.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos