Ardilla Roja

ARDILLA ROJA
(Sciurus vulgaris)


Familia: Esciúridos.
Orden: Roedores.
Clase: Mamíferos


Descripción y origen

Conocida también como ardilla europea, aunque este calificativo no sea estrictamente riguroso, este pequeño roedor de larga cola y precioso pelaje rojo, con cabeza fusiforme, proporcionada, coronada por unas características orejas tachonadas con unos peculiares mechones de pelo y provista de ojos grandes, abultados y muy oscuros, puede medir algo más de 40 cm de longitud, con un peso medio poco mayor de un cuarto de kilo. El cuerpo, alargado, estrecho y musculoso, presenta el típico pelaje rojizo, aunque en el vientre suelen tener una zona blancuzca de extensión y tonalidad variable.

ARDILLA ROJA

La cola, al menos tan larga como el cuerpo, está protegida por un pelo extenso y fuerte del color dominante de la capa que puede quedar extendido mediante unos músculos especiales. Viven en Europa y Asia, aprovechando las manchas boscosas coníferas y caducifolias, alimentándose de toda clase de semillas: avellanas, nueces, piñones e incluso brotes de frutos, bayas, insectos y eventualmente huevos de aves que rapiñan de los nidos. Construyen en lo alto de los árboles madrigueras esferoidales de ramas y hojarasca bien tapizadas con musgo, líquenes y pelos de su propio manto. Longevidad: Variable entre cuatro y seis años.


Alojamiento

Los ejemplares aislados pueden ser mantenidos en jaulas metálicas de fuerte enrejillado y dimensiones mínimas de 80 x 40 x 100 cm de longitud, anchura y altura, respectivamente, provistas de comedero interior, bebedero para roedores 'tipo mamadera', que se cuelga desde el exterior y un fuerte tronco con varias ramas, situado verticalmente dentro del habitáculo.

Una pareja requiere un amplio jaulón exterior con varios árboles y que presente las dos caras norte bien protegidas por tablas ensambladas exteriormente y al menos medio techo cubierto.


Alimentación

Frutos secos: nueces, avellanas, piñones, castañas, etc., verduras y raíces: zanahorias, lechuga, batatas y, de cuando en cuando, huevos de codorniz y trocitos de pan duro.


Carácter y comportamiento

Esencialmente tímidas y muy activas, las ardillas comunes pueden llegar a comportarse como animales sumamente cariñosos y dóciles, si viven solos. Necesitan, no obstante, la oportunidad de realizar mucho ejercicio diariamente.


Cuidados diarios

Alojados en pequeños habitáculos individuales, requieren una higiene esmerada, cambio de comida y de agua, y oportunidad de realizar ejercicio, soltándoles en espacios cerrados, grandes y provistos de ramaje.


Reproducción

Difícil en cautividad, depende sólo de las dimensiones del gran jaulón que debe alojar a la pareja. Entre los meses de febrero a mayo construyen su típico nido en el que tras una gestación de un mes y medio, las hembras paren dos o tres pequeños, desnudos y desvalidos, que pueden ser separados de sus padres a los tres meses de edad.

Es importante durante la presumible gestación y la lactancia proporcionar a la pareja huevos de codornices, saltamontes y otros alimentos ricos en proteínas, además de la dieta de frutos secos obligada.


Enfermedades

A pesar de mostrarse fuertes y resistentes, pueden sufrir quebrantos graves de salud por falta de actividad o durante la etapa posterior a su captura hasta que se habitúan a la cautividad.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos