Ardilla Gris

ARDILLA GRIS
(Sciurus carolinensis)


Familia: Esciúridos.
Orden: Roedores.
Clase: Mamíferos


Descripción y origen

Este pequeño y activo roedor alcanza casi 50 cm de longitud, de los que más de la mitad corresponden a la airosa cola, y puede pesar unos 800 ó 900 gr. La cabeza es proporcionada y ligeramente fusiforme. El hocico muy móvil y dotado de largos bigotes, los grandes ojos oscuros y almendrados y las erectas orejas configuran ese aire simpático e inquisitivo que caracteriza a las ardillas. El cuerpo, relativamente breve y muy elástico, termina en fuertes extremidades traseras muy musculadas, dotadas de pies con cinco dedos arqueados y potentes, rematados en uñas resistentes y afiladas. Las extremidades anteriores, más cortas y algo más débiles, son como auténticas manos de las que se sirven para recoger los frutos que les sirven de alimento. El pelo espeso, denso y de color pardo grisáceo, presenta dos texturas según la época del año, verano e invierno, siendo lógicamente renovado por dos mudas anuales.

ARDILLA GRIS

Vive salvaje en una extensa zona del oeste de los Estados Unidos de América, en los claros de los bosques parques y jardines, llegando a aprovecharse de la vecindad del hombre, siempre que no sea perseguida ni acosada.


Longevidad

Entre tres y seis años. Posibiemente más en optimas condi ciones de mantenimiento.


Alojamiento

Para un ejemplar, basta un jaulón metálico fuerte de 80 cm de longitud por 40 cm de anchura y 100 cm de altura con el fondo móvil para facilitar la limpieza, provisto de un tronco hueco un bebedero de roedores (mamadera) y un recipiente que haga las veces de comedero.
Lo ideal es alojar una pareja en un gran jaulón exterior que encierre dos o tres árboles y que presente una parte protegida con tablas de los vientos dominantes.


Alimentación

Naturalmente omnívora, requiere una base principal de grandes semillas o frutos secos: nueces, avellanas, castañas, cacahuetes sin tostar y maíz en grano o mazorca que puede complementarse con pienso granulado para roedores, trocitos de pan duro y una vez por semana dos o tres huevos de codorniz que devorarán con fruición. La verdura será indispensable, a veces no aceptado por estos huéspedes, a base de lechuga, zanahorias, escarolas, etc. Siempre dispondrán de agua fresca y limpia.


Carácter y comportamiento

Es un animal huidizo, extremadamente activo, que llega a comportarse como semidoméstico cuando se le trata bien y se le aprovisiona con comida.


Cuidados diarios

El mantenimiento de un solo ejemplar en un jaulón requiere una esmerada limpieza diaria y el abastecimiento 1ógico de agua y comida. Si disponemos de un gran jaulón exterior, dotado con varios bebederos, puede efectuarse el arreglo y aprovisionamiento semanalmente.


Reproducción

En ambientes espaciosos una pareja puede criar, si dispone de varios árboles con oquedades y suficientes ramillas. Construyen varios nidos muy visibles con trocitos de maderas, cortezas y musgo, pero sólo utilizan uno de ellos como paridera. Llegan a tener dos camadas anuales en marzo-abril y agosto o septiembre. La gestación dura cuarenta y cuatro días, tras los cuales nacen tres o cuatro crías, por término medio, desnudas y ciegas que mamarán durante dos meses y que deberán ser separadas de los padres a los tres meses de edad más o menos.


Enfermedades

La principal causa de afecciones, generalmente intestinales, de estos animales, está originada por el stress, el cautiverio y la falta de ejercicio para mantenerse en forma.


Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos