Dormideros y Nidales Para Anatidas

Mantenimiento de patos, gansos, cisnes y otras anátidas

Habríamos de remontarnos muchos siglos en el tiempo para encontrar el origen de la domesticación de aves acuáticas por el hombre con fines diversos, tanto prácticos como ornamentales. Chinos, incas y egipcios, tan separados en el espacio como en el tiempo, fueron auténticos maestros en el arte ornitológico de la cria y alimentación de aves acuáticas.

DORMIDEROS Y NIDALES PARA ANATIDAS

Muchos aspectos biológicos y técnicos deben ser contemplados para abordar con ciertas garantias la preciosa aventura de mantener y reproducir estas especies, muchas veces pertinaces viajeras que recorren miles de kilómetros al año para retornar periódicamente a las áreas de nidificación y a los cuarteles de invierno respectiva y cronológicamente.


Dormideros y casetas

Si bien el factor común más característico de casi todas las especies de cisnes, gansos y patos es la necesidad de una superficie acuática más o menos importante, no es menos cierto que estas aves requieren, salvo contados casos, de lugares abrigados, secos y protegidos, en donde duermen, se salvaguardan de las inclemencias climáticas e incluso pueden buscar lugar de nidificación.

Los dormideros y casetas más vulgares y prácticos están construidos en materiales só1idos, impermeables y aislantes, que además puedan ser sometidos a limpiezas enérgicas y frecuentes. Los techos, generalmente demontables, han de tener la inclinación suficiente para asegurar la  estanqueidad de los recintos y tener una capa aislante preferiblemente con cámara doble que soporte unas diferencias térmicas importantes.

Las construcciones de planta circular, llamadas casetas, podrán situarse en isletas interiores, sobre el estanque o desperdigadas en la zona de parque cercana a la lámina de agua.

En cualquiera de los casos, el suelo ha de elevarse al menos 10 cm por encima de la linea superior de la superficie sólida. La zona interior, dotada con paja seca o viruta, debe ser accesible para una limpieza periódica, pero debe mantenerse seca y exenta de humedades.

Es muy usual la construcción de rampas de madera, en especial que conducen desde la orilla seca hasta el interior de los habitáculos. Cada ejemplar debe disponer de una zona interior, aislada, de medio metro cuadrado aproximadamente de superficie útil.


Nidales y plataformas

Salvo las contadas especies que nidifican en oquedades y troncos huecos de árboles a veces a considerable altura del suelo, la mayoría de las ansariformes busca un lugar tranquilo, protegido por vegetación, donde efectúan una depresión con las patas, ya que la construcción anatómica de su pico les incapacita para transportar materiales gruesos de nidificación . A lo sumo, el plumón del pecho y vientre de la hembra tapiza el somero refugio.

Tanto balsas flotantes, ancladas en el interior de los estanques, como cajas colocadas boca abajo con un lado abierto son excelentes soportes que aumentarán su atractivo si se decoran con suficiente ramaje adosado. En todo caso, suele ser muy recomendable instalar nidales-soporte flotantes con una superficie tal que no puedan 'volcar', y otros, esparcidos en zonas de parque protegidas en número superior en una vez y media, como mínimo, a las posibles parejas que puedan formarse.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos