Cuidado y cria de alcaudones

Son pajaros o son rapaces?

Aunque ciertos representantes de la familia de los campefágidos, reciben el nombre de 'alcaudones cuclillo' y otros cractí­cidos más próximos a los verdaderos alcaudones sean apellidados como australianos, los pájaros que nos ocupan, pertenecen a la familia ornitológica de los lánidos incluida en el orden paseritormes: De tamaño variable, entre 15 y 30 cm de longitud media, son aves pequeñas, con pico fuerte generalmente dotado de una punta ganchuda y afilada. Las patas de paseriformes tí­picos terminan, sin embargo, en dedos finos, pero poderosos con uñas aceradas y robustas. La cabeza, grande, con ojos oscuros de buen tamaño, y la cola, generalmente muy larga, caracterizan la figura clásica de los auténticos alcaudones, que están representados por más de setenta especies distintas dispersas por Eurasia, Africa y Norteamérica.

CUIDADO Y CRIA DE ALCAUDONES

Cazadores de pequeñas presas, tienen la costumbre de ensartar a sus ví­ctimas en espinos, cercas de púas y otros obletos agudos cercanos a su 'vivienda'. Insectos, pequeños reptiles o pajarillos soncapturados y muertos para nutrir a estas avecillas, que tienen el valor y la agresividad de las poderosas águilas y falconiformes.

Este comportamiento depredador, unido a la facilidad con que se someten al cautiverio, los convirtió en minúsculos protagonistas de la 'cetrerí­a de salón' y apreciados volátiles, capaces de ser mantenidos y reproducidos en cautividad.


Alojamiento y alimentación de los lánidos

La relativa abundancia de estas aves, o al menos de algunas especies, permite la captura de ejemplares, o mejor la recogida de los jovenes aún en el nido, para ser cebados 'a mano' y domesticados a voluntad de sus propietarios.

Un jaulón de 1,50 m de longitud por 0,75 m de anchura y 1,20 m de altura, dotados con posaderos lisos y un rincón guarnecido con plantas 'espinosas', será suficiente para albergar un ejemplar, pero si queremos intentar la reproducción es preferible utilizar una pajarera exterior, protegida del frí­o y las inclemencias atmosféricas, exenta de otras especies y dotada con abundante ramaje.

La dieta insectí­vora y carní­vora que han de consumir estos pájaros, puede ofrecerse preparada o en forma de presas vivas, si bien los ejemplares destinados a ser estrellas de cetrerí­a de salón tengan unas necesidades especí­ficas, que no son objeto de estas lí­neas .

Puede parecer absurdo y gratuito pensar en la 'crueldad' que supone soltar uno de estos pájaros en un lugar cerrado para que capture a otra avecilla indefensa, si paralelamente en la jaula de crí­a se les ofrece idéntica alimentación, pero los alcaudones 'domesticados', son capaces de nutrirse con carne picada, insectos y pastas blandas ricas en proteí­nas.


Reproducción en cautividad

Durante la estación favorable, en la pajarera exterior, o en cualquier época simulando una climatologí­a artificial, puede conseguirse el apareamiento de una pareja de adultos, precedida de un cortejo más o menos ritualizado. La hembra construye un nido entramado con ramillas y materiales clásicos en el que pone entre dos y ocho huevos, que tras dos semanas de incubación, dan nacimiento a los polluelos, que abandonan el nido entre las tres y cuatro semanas de edad después del nacimiento.

La ceba de los pequeños debe constituir el capitulo primordial de la crí­a, facilitando la misma con abundantes presas vivas, pastas de huevo y requesón, etc.


Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos