Alimentacion de Loris

Generalidades

Este vistoso y heterógeno grupo de las psitaciformes comprende aves de colores soberbios y tamaño reducido, que exceptuando los loris del género 'Trichoglossus', tiene cola más bien corta y redondeada. Su adaptación a la cautividad puede considerarse excepcional, pero, desgraciadamente, el desconocimiento de la biología y particularidades inherentes a su mantenimiento les ha dado fama de 'difíciles', a pesar de su relativa disponibilidad en los comercios especializados y moderado precio, aunque no al alcance de todos los bolsillos.

ALIMENTACION DE LORIS

La mayoría de estos loritos son nectarívoros, con mayor o menor tendencia al omnivorismo, que les permite alimentarse de los jugos vegetales azucarados, frutas maduras, e incluso semillas e insectos. Este tipo de dieta induce, naturalmente, unas deyecciones casi completamente líquidas, que son proyectadas por toda la superficie del jaulón o pajarera, ensuciando mucho los albergues 'tradicionales', no pensados ni adaptados a estas aves. En contra de la tendencia de algunos aficionados a solidificar progresivamente el alimento ofrecido, no debemos forzar la proporción de semillas, ya que puede provocar alteraciones fisiológicas o de comportamiento, que hará fracasar la experiencia de manejo y reproducción de los 'loris'.


Dieta de mantenimiento

Sin importar la especie que cuidemos, debe disponerse comida variada en recipientes separados, a base de los ingredientes siguientes: mezcla de granos de mijo, alpiste, pepitas de girasol descortezadas, altramuces frescos troceados, guisantes pequeños y avena descascarillada. Papilla de frutas a base de plátano, ciruelas, albaricoques, manzanas, uvas y bayas diversas. No aconsejamos la inclusión de naranjas ni otros agrios, que, sin embargo, pueden dar excelentes resultados para especies muy concretas. A esta papilla de frutas no se le deben añadir conservantes que eviten su agriado y fermentación, sino cambiarla cuantas veces sea necesario durante el día y más frecuentemente en épocas calurosas. El tercer tipo de alimento alternativo y complementario se prepara también con textura de papilla o pasta muy blanda, a base de harinas de cereales enriquecidas, de las utilizadas para la alimentación infantil, que se disuelven en leche o agua caliente para darles la textura deseada. Conseguida ésta se endulza la mezcla con leche condensada o azúcar, que puede enriquecerse con una pequeña cantidad de miel natural.


Dietas de cría y ceba

Durante la época reproductora y, sobre todo, en el periodo de ceba de los pequeños podemos aportar una mayor riqueza proteínica, añadiendo a la papilla de frutas larvas de mosca del vinagre, ninfas de hormiga, e incluso pupas de mosca de la fruta. Al puré o pasta de cereales se le aporta miel pura, en pequeñas cantidades, así como yema de huevo 'disuelta'. Este tipo de nutrición permite un rápido crecimiento de los polluelos y un menor desgaste de los adultos.


Dietas especiales

Si las deyecciones de los loris se hacen demasiado acuosas puede prepararse una papilla de 'arroz con leche', sin canela ni limón endulzada con sacarina, que suele regular en dos o tres días las deficiencias digestivas de estas bonitas aves. Cuando a pesar de proporcionar óptimas condiciones de reproducción y tener la seguridad de poseer una o varias parejas éstas son reacias a criar se puede preparar una pasta de bizcocho, leche, miel con una pizca de polen y jalea real, que suele conseguir al cabo de pocas semanas el comienzo de la postura y nidificación.

Los artículos más vistos


Los artículos más comentados


Los artículos más valorados


Enlaces amigos